IFEBA, SÍMBOLO DEL MARTIRIO PARA LOS PACENSES
Los pacenses van a terminar asociando su recinto ferial (IFEBA) al martirio. Las chapuzas que demuestran el mal funcionamiento del Ayuntamiento en relación a IFEBA vienen de largo...
IFEBA, Badajoz, pruebas, selección, oposiciones, problemas oposiciones Badajoz, jardinería, peón, albañil, operario
16122
post-template-default,single,single-post,postid-16122,single-format-standard,bridge-core-2.0.6,_masterslider,_msp_version_3.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-19.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive,elementor-default

IFEBA, SÍMBOLO DEL MARTIRIO PARA LOS PACENSES

Los pacenses van a terminar asociando su recinto ferial (IFEBA) al martirio. Las chapuzas que demuestran el mal funcionamiento del Ayuntamiento en relación a IFEBA vienen de largo:

Aún así, con todos los inconvenientes que había, la situación era mejor que ahora, que estamos sufriendo la lentitud de este Ayuntamiento es publicar el nuevo “Plan de Empleo Social Mejorado”, plan que llevamos 3 meses esperando a que se convoque.

Detalle del auditorio de IFEBA donde el Ayuntamiento de Badajoz ha organizado los exámenes teóricos de las últimas oposiciones.

A todo esto se suma que el Ayuntamiento sigue cobrando 9.02 € por derecho a realizar pruebas selectivas. La cantidad se corresponde con las mil quinientas pesetas de tasas que se pagaban antes de la llegada del euro. Sería una simple curiosidad si no fuera un reflejo de la dejadez del equipo de gobierno que en 20 años no ha sido capaz de adecuar la cuota a los nuevos tiempos. Además, por lo visto las tasas que los cientos de aspirantes aportan no da para alquilar un recinto como es debido, o los 100 millones de euros de presupuesto municipal tampoco dan para acondicionar alguno de los espacios que el Ayuntamiento tiene en propiedad.

Es curiosa la facilidad que tiene este equipo de gobierno para alquilar edificios, lo poco que le escuece tener otros cerrados y lo difícil que les resulta a estos grandes gestores municipales ofrecer unas condiciones dignas a los aspirantes a ingresar en Ayuntamiento. Y eso ahora que están ayudados por los “Ciudadanos regenerados políticos” que ademas en el reparto “asumieron la responsabilidad” de Recursos Humanos y ni esto son capaces de mejorar… Ahora que ya no sirve de escusa que sigan bloqueados por el zarpazo electoral de noviembre que les dejó marcada la fecha de caducidad, si pusieran en esto una décima parte del empeño que están poniendo en desahuciarnos del despacho…

UN MARTIRIO por capítulos, como si de Neflix se tratase.

Para el primer capitulo no escatimaron en medios obligando a los aspirantes de peón de albañilería a aportar : paleta, nivel …

Para el segundo y tercer se han estirado y en lugar de pedirles que se traigan la mesa de casa, el ayuntamiento ha vuelto a facilitar las clásicas carpetas azules para apoyar en ellas en posición ergonómica : rodilla flexionada y tronco encorvado a desarrollar el ejercicio escrito, por si fuera poco algunas zonas del recinto estaban poco iluminadas.

El señor Alcalde, demostrando su habilidad innata con el zacho.

Les va costar a los vecinos y vecinas ir a la Feria de la Caza y Pesca porque visto lo visto, pensarán si van a ser los cazadores o los cazados, si tienen que llevarse la escopeta de casa o al final acabarán haciendo el papel de presa.

Aunque todo en la vida tiene solución y es mejorable.

A la próxima Feria del Mayor ya no viene el arcaico, al que seguro pagan en pesetas, Jose Manuel Soto. Ni el machirulo español Bertin Osborne. Pero que no se asusten nuestros mayores si el Ayuntamiento decide que para el concierto de los Chichos nuestros mayores tienen que traerse al del medio de los Chichos de casa o el concierto va a ser en forma de simulación en diferido y tienen que traerse el walkman y la cinta de casa para poder escuchar al grupo. Me los imagino a todos gritando al unísonos con los auriculares puestos: ¡Dame veneno, que quiero morir! Dame veneno…

Pues eso, dame veneno que esto no hay quien lo aguante.