FRAGOSO EL PUSILÁNIME. Descripción y análisis de la situación política en el Ayuntamiento de Badajoz tras un año de gobierno tripartito.


El pasado pleno del Ayuntamiento de Badajoz no fue sino la constatación de lo que el alcalde Fragoso lleva ya anunciando hace meses en sus círculos más íntimos: “pa lo que me queda en el convento, me cago dentro”. Esta frase tan castiza la va repitiendo el alcalde allá por dónde encuentra algún oído dispuesto a escucharle.

Y está cumpliendo el dicho a rajatabla…

Fragoso se ha cagado en el ayuntamiento, en los trabajadores y trabajadoras públicos y en todos los pacenses, en definitiva, al impedir el normal funcionamiento del trabajo de control de la oposición al equipo de gobierno. Fundamento básico de la democracia. Democracia en la que también se lleva cagando una buena temporada, por cierto.

Con tanto defecar sobre lo que no le gusta y puede suponer un bache en su camino, no se da cuenta al nivel de cinismo, clientelismo, y otros muchos “ismos” que acumula el desgastado gobierno de Badajoz. Se palpa en cada parque, calle o servicio público que depende del Ayuntamiento, la falta de iniciativas e ideas del ayuntamiento de nuestra ciudad. 

Badajoz es una ciudad en shock aún por el impacto de la crisis económica que necesita de ideas nuevas, frescas, que se desarrollen con vitalidad con entusiasmo y con ganas.


Badajoz es una ciudad en shock aún por el impacto de la crisis económica que necesita de ideas nuevas, frescas, que se desarrollen con vitalidad con entusiasmo y con ganas. Pero ganas no le quedan a este equipo de gobierno, más preocupado en cómo será la transición entre PP y Ciudadanos dentro de un año que en solucionar los verdaderos problemas de la ciudad. La polvareda que levantó Fragoso en el PP de Badajoz hace poco más de un año cuando “olvidó” meter en la lista de candidatos a las elecciones municipales por su partido a personajes que llevaban más de 20 años trabajando a su lado para incluir en dicha lista: “a cuatro pijos de los Alféreces” como los propios damnificados se han cansado de repetir desde que se enteraron de que el ilustrísimo no contaba con ellos.

Así que mientras Fragoso maniobra para dejar todo atado y bien atado en su partido en el último año de su alcaldía, se está iniciando la subasta de la persona que dirigirá el PP durante los próximos años. Y no es poca cosa, puesto que el PP lleva 25 años de tropelías en el Ayuntamiento y los últimos años, Fragoso no ha conseguido parar la sangría de votos de su partido, que acabará previsiblemente con el salto a la oposición en las próximas elecciones y una travesía por el desierto de la irrelevancia política. Irrelevancia que muchos esperamos que sea similar a la que ha vivido el PSOE post Manolo Rojas, casi un cuarto de siglo escondidos bajo una piedra por la vergüenza que supuso la gestión y los casos de corrupción a la que dió cabida.

Fragoso se deja ver por los ambientes rancios en los que se junta la derechona de Badajoz a probarle el zapato de cristal de la alcaldía a quienes se postulan para ser su digno sucesor


Así el panorama, mientras el PP, o más bien Fragoso, se debate entre dejarle el mando a la que, los entendidos, sitúan como mejor posicionada, la teniente de alcalde María José Solana, Fragoso se deja ver por los ambientes rancios en los que se junta la derechona de Badajoz a probarle el zapato de cristal de la alcaldía a quienes se postulan para ser su digno sucesor. De momento no ha habido suerte y los candidatos y candidatas corren a casa llorando con el audi o el mercedes convertido en calabaza.

Y Ciudadanos mirando por el rabillo del ojo. No las tienen todas consigo. Acatan, hacen que trabajan y no levantan mucho la voz, no vaya a ser que la bicoca que va a caerles se desplace de su trayectoria y le acabe cayendo a otro. Lo de la bandera del orgullo LGTBI en el balcón de su despacho en el Ayuntamiento es de traca. Primero, porque revela eso mismo, que Ciudadanos, con solo 4 concejales, está a merced de Fragoso y de Vélez. Segundo, porque se aprecia claramente que la intención de los liberales del partido naranja es pasar de puntillas por todo lo que pueda generar malestar en sus socios de gobiernos.  Así que son defensores de los derechos LGTBI pero poco, no vaya a ser. Parafraseando al peor presidente que hemos tenido en democracia seguro que alguno de ciudadanos incluso afirma que habla gay en la intimidad. Y tercero, porque evidencia el perfil político tan pobre que tiene Ignacio Gragera, que incluso estos días aprovecha para tirarse los trastos a la cabeza en redes sociales con un sobreactuado Ricardo Cabezas que sigue llorando por los rincones y que ha apostado todo a la estrategia de la confrontación.

…evidencia el perfil político tan pobre que tiene Ignacio Gragera, que incluso estos días aprovecha para tirarse los trastos a la cabeza en redes sociales con un sobreactuado Ricardo Cabezas


Y con todo este contexto, el 25 de junio se celebró por fin un nuevo pleno, después de 3 meses en que el ilustrísimo Fragoso no ha tenido a bien convocar el máximo órgano de representación municipal. El alcalde convoca pleno, sí, pero obligado por las circunstancias y por la ley, pues tiene que llevar al pleno la disolución del grupo municipal de VOX que le está reclamando la dirección del partido en Madrid. El resto, puro teatro. El alcalde no convocó las comisiones informativas previas a los plenos, por lo tanto, todas las propuestas que se han llevado desde la oposición no fueron admitidas para ser discutidas en el pleno. Esto, a parte de suponer una burla, forma parte de la estrategia del ilustrísimo: no llevo ninguna propuesta de la oposición a pleno y ahora puedo acusarles de no trabajar.

Y ese fue el argumento que esgrimió el equipo de gobierno durante todo el pleno. Patético, pero acorde con su despreciable estrategia contra la oposición. Los concejales del PP, Ciudadanos y VOX no perdieron la oportunidad de señalar lo poco que trabaja la oposición, acusándonos de falta de trabajo y colaboración durante el estado de alarma. De nuevo parece un mal chiste o mejor, una pantomima. El trabajo del equipo de gobierno es gobernar, el de la oposición es llevar el control del gobierno y hacer propuestas de mejora; y esto, el trabajo de control, nos ha sido negados durante 3 meses porque el alcalde, el pequeño dictador que tenemos en Badajoz, no ha tenido la vergüenza de sentarse a escuchar lo que podíamos aportar. Porque no le interesa nuestra ayuda, porque si la aceptase su estrategia para acusarnos de falta de trabajo haría aguas.

…el pequeño dictador que tenemos en Badajoz, no ha tenido la vergüenza de sentarse a escuchar lo que podíamos aportar. Porque no le interesa nuestra ayuda, porque si la aceptase su estrategia para acusarnos de falta de trabajo haría aguas


Esta es la política con “P” mayúsculas que dice Fragoso que hace. La “P” debe ser por Pusilánime que es como se va a conocer su paso por la alcaldía de Badajoz. Fran Fragoso el Pusilánime. Ahí, con “P” mayúsculas.

Aún así en el grupo municipal Unidas Podemos Izquierda Unida Equo ha estado al pie del cañón, haciendo propuestas de mejora, proponiendo planes conjuntos de reconstrucción, planes de ayudas a autónomos y pequeño comercio. Informando a los vecinos y vecinas de Badajoz de las ayudas y posibilidades que tienen a su disposición en los distintos organismos.

Porque ante su estrategia de emponzoñar todo con su discurso maleducado y faltón, tenemos de nuestra parte la esperanza de saber que sus días están contados y que cuando este político tan nefasto para Badajoz abandone su cargo en pocos meses, se abrirá un nuevo tiempo en la ciudad en la que nuestra formación, Izquierda Unida, tendrá mucho que aportar. 

Depende de todas, depende de todos…

En Badajoz, a 30 de junio de 2020