UN TORO PARA CADA ALUMNO

Diculpen el clickbait, pero es que se están invirtiendo ¡950.350 para el fomento de la tauromaquia en Badajoz! Las contradicciones de este sistema se hacen más evidentes aún en los tiempos actuales, dónde hay que mirar en qué se invierte cada euro, en lo necesario y en lo accesorio.

Sí, la noticia es de enero, pero ahora, se hacen aún más evidentes las contradicciones de un sistema que debe cambiar inevitablemente hacia otro modelo, El pasado mes de enero el Diario El Salto de Extremadura publicó esta noticia:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-1.png

El Ibarrismo más nocivo para Extremadura está detrás de esto. Los que apostaban por la modernidad en la región, al ritmo que marcaba su oráculo, creen que le van a dar una vuelta al tejido social y productivo extremeño a golpe de ocurrencias. Nuestra historia reciente está plagada de estas ocurrencias. Como el macroproyecto de un ordenador para cada alumno en las aulas, que resultó un fracaso porque, entre otras cosas, quedaba muy bonito sobre el papel pero no estaban preparadas ni las infraesctructuras ni el personal docente. Sociedad de la información, la llamó Ibarra. A ese tren de la revolución industrial y tecnológica a la nos íbamos subir en marcha para ser la Silicon Valey española, europea e interplanetaria, si me apuras. Con las malas experiencias que tenemos aquí subiéndonos a los trenes. O la famosa isla de Valdecañas. Un desastre económico y medioambiental para toda Extremadura, que contó con el apoyo y el beneplacito de PSOE y PP, que no dudaron en interpretar las leyes a su antojo para adaptar su horma al zapato que se había diseñado a medida.

A nosotros se nos ocurren más de 950.350 razones para no invertir ni un euro en un espectáculo basado en el sufrimiento de un animal.

Y es que las ocurrencias, son eso: salidas, golpes, ideas, aventuras de la imaginación que luego hay que poner en pie. Y ahí viene los problemas. Sobre todo en la situación de crisis mundial actual. Lo que hubiera sido una oportunidad para repensarnos y salir de esta más fuerte, decían, mucho nos tememos que acabará apuntalando el viejo sistema, aunque no por mucho más tiempo. Este sistema está herido, la sociedad está viendo como una situación de crisis así puede tirar por tierra todo un sistema que parecía invencible, indiscutible e imposible de cambiar. No parece de sentido común seguir actuando de la misma manera, como si nada hubiera pasado. Ignorando los desastres que pueden cernirse sobre una sociedad que sabe que el próximo golpe, puede ser fatal.

Reforzar el sistema público de enseñanza

¿Y no sería más inteligente destinar recursos a reforzar el sistema educativo y el trastorno que ha supuesto y va a suponer esta situación en todo el sistema educativo? Porque recursos hacen falta y más que va a hacer. Eso si es que se quieren hacer las cosas bien. El ratio de alumnado por aula sigue siendo muy alto, las clases son pequeñas las deficiencias evidentes para padres y profesores. Parece difícil adecuar todo el sistema a la nueva situación impuesta por el miedo al contagio y las medidas de prevención aplicadas. No olvidemos que el año pasado costó lo indecible conseguir que se pusieran fuentes con agua fresca debido a las altas temperaturas. ¡Por una fuente! Lo del ordenador por cada alumno obligó también a anclar las mesas al suelo, eso impide lo que hemos hecho siempre en las clases: unirse a alguien en algún momento dado, sentarse por parejas, grupos, en círculo, cambiar la forma de disposición de la clase, pero claro, eso no se puede porque hubo que anclarlas cuando se apostó por un ordenador para cada alumno en las aulas. Que por cierto, con la apuesta por aquella Sociedad de la Información ya debería estar todo preparado para afrontar la formación on line sin problemas y con una capacidad desconocida por toda la humanidad, ¿verdad?

No nos extrañemos si justifican el importe de la subvención este año con el argumento de que la tauromaquia ayuda a superar el coronavirus. Ya lo estoy viendo: ¡dale un capotazo al coronavirus! ¡La puntilla que la pandemia necesita! ¡Pañuelos blancos al viento pidiendo libertad! ¡Cambio de tercio en las terrazas de la ciudad! A día de hoy, no nos extrañaría que como nueva ocurrencia para dinamizar el tejido productivo de la provincia, apostaran por experiencias del tipo «un toro para cada alumno».

No se enteran, de que la gente lo que quiere es una ALTERNATIVA.

Puedes consultar la noticia en El Salto Extremadura.

La fotografía también fue publicada acompañando a la noticia en El Salto Extremadura.